Historia de la vida de un proletario. Bartolomeo Vanzetti

1476466_689165371124210_739310027_n

“Negué el principio de: Cada uno para él y Dios para todos. Defendí al débil, al pobre, al oprimido y al perseguido. Admiré el heroísmo, la voluntad y el sacrificio cuando tenían por objeto el triunfo de la justicia.
Comprendí que bajo el nombre de Dios, de la Ley, de la Patria o de la Libertad, de las más puras abstracciones y de los más elevados ideales, se han cometido y se cometen los crímenes más horrendos… Comprendí que el hombre no puede despreciar impunemente las leyes NO escritas que gobiernan la vida, y que no puede romper los lazos que los unen al universo. Comprendí que las montañas, mares y ríos llamados “fronteras naturales” estuvieron formados antes que el hombre y no con el objeto de dividir a los pueblos.

Abarqué el concepto de fraternidad y amor universal. Sostuve que cualquier cosa que beneficie o perjudique al hombre, beneficia o perjudica al conjunto de la especie humana.
Sentí mi libertad y mi felicidad en la libertad y la felicidad de todos. Admití que la equidad en los actos, en los derechos y deberes es la única moral en que puede fundamentarse una sociedad humana. Ni una gota de sangre mancha mis manos y mi conciencia.

Comprendí que la finalidad suprema de la vida es la felicidad. Que la base eterna e inmutable del bienestar humano está en la salud, en la paz de la conciencia, en la satisfacción de las necesidades y en la sinceridad…Quiero un techo para cada familia, pan para todas las bocas, instrucción para cada mente, luz para todas las inteligencias.

Estoy convencido que la historia humana no ha comenzado todavía; que nos hallamos aún en el último periodo de la prehistoria…”

“¿Y Ahora?
A los treinta y tres años de edad — los que tenía Cristo, que según algunos sabios alienistas es la edad de los delincuentes generalmente — estoy encerrado en la prisión y prometido a la muerte. No obstante, en cuanto pueda recomenzar las jornadas de la vida, pisaré el mismo camino, tratando siempre de abreviar la suma de mis faltas y errores, y de multiplicar mis buenas obras.
Envío a mis compañeros, a mis amigos, a todos los hombres buenos un fraterno abrazo y mi cordial y caluroso saludo”
B. Vanzetti
Link texto completo aquí: https://drive.google.com/file/d/0B5dtC8uw-NDqU3RRVWRZS0RyeWs/edit?usp=sharing
O aquí: http://es.scribd.com/doc/190131199/Bartolomeo-Vanzetti-Historia-de-La-Vida-de-Un-Proletario
O aquí, en una gran biblioteca de la red: http://es.theanarchistlibrary.org/library/bartolomeo-vanzetti-historia-de-la-vida-de-un-proletario.pdf

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: