“La clase media no es una clase social, sino una identidad”

Ezequiel Adamovsky habló con DEF de su libro Historia de la clase media argentina, un profundo análisis de ese cúmulo identitario que constituyen los estratos medios de nuestra sociedad. Entrevista de Patricia Fernández Mainardi

Historia de la clase media argentina. Apogeo y decadencia de una ilusión. 1919-2003” se títula el trabajo de Ezequiel Adamovsky, quien estuvo investigando durante diez años a ese sector que se identificó y se identifica con la clase media argentina. El “medio pelo de la sociedad”, como solía llamarlo Arturo Jauretche, parece ser resultado de un proceso de identificación bastante conflictivo. Los diferentes gobiernos han interpelado a este sector en el que se cruzan intereses, orígenes, estilos de consumo, valores y nociones morale.

¿Qué es la clase media?

Casi todo el mundo piensa que la clase media es un grupo social concreto de la población que comparte determinadas pautas “objetivas” de vida, como ser un nivel de ingresos o un tipo de ocupación, que a su vez se traducen en rasgos “subjetivos” también compartidos, por caso una determinada mentalidad, actitudes políticas, estilos de consumo, nociones morales, etc. Yo creo que esto es una ilusión. Mi libro sostiene que la “clase media” no es una clase social propiamente dicha, sino una identidad. Tener una identidad específica suele ser uno de los atributos que dan cuerpo a las clases sociales. Pero eso no significa que toda identidad necesariamente indique la presencia de una clase. “Clase media” es una identidad que, a pesar de su nombre, no se apoya en una verdadera clase social. En otras palabras, no se trata de un grupo concreto de la población, distinguible de otros por criterios objetivos, sino de una identidad específica que fue haciéndose carne de diversas maneras en diferentes grupos de personas. Pero cuando digo “identidad” no me refiero tampoco a que sea un grupo concreto de la población dotado de alguna característica “subjetiva” en común, una especie de mentalidad o forma de ver el mundo que sea idéntica para todos los que se sienten de clase media. No hay nada de eso. En mi trabajo, “clase media” no designa a ningún grupo concreto, a ninguna entidad, como quiera que sea definida.

Si no es un grupo concreto, entonces ¿no existe realmente una clase media?

No, claro que existe. Pero existe como identidad. Se trata de un conjunto de representaciones que se fueron entrelazando a través del tiempo, que es el que se pone en juego cuando las personas se identifican como pertenecientes a la “clase media”. Ese conjunto incluye diversos elementos, algunos económicos y otros más culturales. Entre los económicos, por supuesto, cuando uno dice “clase media” supone, como mínimo, que se trata de personas que no son pobres. Para otras personas (pero no para todas), definirse de ese modo también trae supuesto que el tipo de trabajo que uno tiene no es un trabajo manual y además que ser de clase media involucra saber consumir con determinado estilo. También hay pautas culturales que suelen ponerse en juego cuando alguien dice “soy de clase media”. Para empezar, poseer un mínimo de educación formal, modales apropiados, nociones de “decencia” básicas. Junto con esas representaciones de lo que significa ser de clase media, en Argentina se agregan otras, que no son comunes en otros países. Por un lado, hay una cierta jerarquía “racial” que se combina con la de clase. En nuestro país se presupone que alguien de clase media es “blanco” o, lo que es lo mismo, no es “un negro”. Esto a su vez se relaciona con toda una narrativa sobre la historia argentina, según la cual lo blanco/europeo es lo que trae el progreso y lo nativo/mestizo/negro es lo que lo obstaculiza. En las nociones de ser de clase media en Argentina está muy presente la idea de que esa clase es fruto de los abuelos inmigrantes. Y a su vez todo eso se combina con ciertas valoraciones sobre el pasado y sus diversos períodos. Se supone que los inmigrantes y la clase media trajeron la democratización y el progreso, y alimentaron el surgimiento de la UCR, mientras que el peronismo sería representativo de la irracionalidad propia del mundo criollo. Por eso en nuestro país las nociones de clase se superponen hasta cierto punto con las identidades políticas: si uno dice “clase media”, entonces se presupone que esa persona no será peronista (y si uno dice “clase baja” es lo contrario).

Pareciera que la gente de clase media sí comparte una mentalidad…

A simple vista parece eso, pero si uno lo analiza más a fondo es más complicado. Todos estos elementos que acabo de comentar funcionan ciertamente como lo que los académicos llaman una formación discursiva: tienden a aparecer todos juntos. Cuando uno dice “clase media” enseguida se representa mentalmente alguien no pobre, culto, blanco y no peronista. Pero no hay coincidencia entre esa imagen mental que nos hacemos y las personas concretas que se sienten de clase media. Porque no se trata de un discurso homogéneo o perfectamente reglado: para un empleado de comercio, su modesto sueldo será suficiente como carta de ingreso a la clase media, pero un mediano empresario muy probablemente lo considerará pobre; para algunas personas el peronismo será una actualización de la barbarie, para otras una continuidad en la historia de la modernización; un porteño de Barrio Norte acaso sea más quisquilloso con los matices del color de la piel, pero lo será menos otro porteño menos discriminador, o alguien que nació en Catamarca, donde incluso personas de clase alta pueden tener la tez más oscura. Asumirse “de clase media” no significa necesariamente incorporar en bloque todos y cada uno de los elementos descritos. Tampoco se trata de un conjunto de elementos totalmente sólido, coherente e inalterable. Es cierto que algunos han sufrido profundos cambios en pocos años y que otros pueden activarse de manera distinta según la situación. En fin, no se trata de una identidad en un sentido fuerte del término: no es un conjunto de ideas sobre sí que haga casi idénticas a las personas en determinado momento y a través del tiempo. Pero sí tiene la suficiente consistencia como para incidir decisivamente en el modo en que una buena porción de la población se percibe a sí misma en relación con los demás.

¿Qué lleva a una persona a asumirse dentro (o fuera) de la clase media?

Es una pregunta interesante y difícil de responder. Lo que sí sabemos es que es una identidad muy poderosa y atractiva. Todo el mundo prefiere considerar que está “en el medio”. Primero, porque ser pobre es inmediatamente estigmatizante, hay una carga de vergüenza en verse o ser visto como pobre. Sobre todo si además está el estigma racista, según el cual si uno es pobre además es un “negro” o vive “como los negros”. Pero también, si uno es rico, es más cómodo considerarse de “clase media-alta”, porque en nuestra sociedad hay una visión negativa del mundo de los ricos o sencillamente porque el rico a veces prefiere no dar cuentas de su riqueza.

¿Qué es más importante a la hora de definirse como clase media?, ¿El consumo o la educación?

En Argentina históricamente la educación fue un ítem central en la formación de la identidad de clase media. Diría que incluso más que el dinero o el consumo: tener plata o gastarla a lo loco no fueron garantía de aceptación en el mundo de la clase media. Para ser de clase media, antes que nada, era preciso ser una persona “culta”, quizás no necesariamente en el sentido libresco, de manejar conocimientos eruditos, pero al menos sí de tener modales adecuados, “civilizados”, hablar correctamente, manejar el buen tono en el vestir. Con tener todo eso uno ya podía reclamar ingreso a la clase media, incluso si el sueldo que ganaba era igual que el de un obrero. En una de las primeras encuestas sobre los estilos de vida de la clase media, en los años cuarenta, el sociólogo Gino Germani encontró que la gente de sectores medios porteños afirmaba que leía una gran cantidad de libros por año (una cantidad tan alta que lo llevó a pensar que estaban exagerando para “darse corte”).

Y en la actualidad, ¿cómo se identifica?

Diría que todavía hoy la cultura es fundamental en la definición de la clase media, aunque posiblemente tenga una importancia relativa cada vez menor. En algunas encuestas recientes se ve un corte por edad del entrevistado que es interesante. Cuando preguntan cómo tiene que ser una persona de clase media, los más viejos mencionan sobre todo la educación, la familia ordenada, en general pautas culturales. Los más jóvenes, en cambio, tienden a responder con mayor énfasis que se trata de una cuestión puramente de dinero que uno posea o de estilo de vida (entendido como modos de consumo).

De cualquier manera, lo que hay que destacar es que en la actualidad algunos estudios marcan que más del 70% de la población argentina cree de sí misma que es de clase media. Eso quiere decir que hay una porción muy grande de personas que son trabajadores, que un sociólogo ubicaría en la clase baja sin dudarlo, que sin embargo prefieren imaginar que son de clase media. Hoy alcanza con no vivir en una villa, con tener un sueldo un poco por encima del mínimo, para autodefinirse como clase media. Y eso significa que esa identidad ya no tiene la consistencia que supo tener en tiempos pasados. Creo que nunca la identidad de clase media coincidió con un grupo concreto de la población, por eso que decía antes que no es una clase. Pero hoy, menos que nunca.

Hablemos del pasado entonces. La oligarquía marcó un rumbo histórico en el país, ¿lo hizo la clase media? ¿Cómo caracterizas el recorrido de la “clase media” en los diferentes períodos históricos del país?

Se suele pensar que la clase media trajo el fin del dominio oligárquico de la mano de Yrigoyen, abriendo el camino de la democratización. Mis trabajos y los de otros historiadores muestran que eso es un mito. Para empezar, porque no existía una clase media (ni como sector social ni como identidad) en tiempos del surgimiento de la UCR. Pero además porque el radicalismo no fue representante de los sectores medios en ningún sentido. El partido fue fundado por grupos desplazados de la oligarquía. Su base votante fue policlasista, con un fuerte apoyo de los obreros (que la UCR sólo perdió cuando surgió el peronismo). Además ni Yrigoyen ni los principales líderes del partido se dirigieron públicamente a la clase media, ni impulsaron medidas que beneficiaran a los sectores medios especialmente, en desmedro de otros sectores. En verdad el radicalismo fue un movimiento popular, no específicamente de clase media. Por supuesto incluía a sectores medios pero también a otros. La democratización del país no la debemos entonces a esa clase, sino al movimiento popular que acompañó a los radicales.

En mi trabajo muestro que los sectores medios –empleados, docentes, profesionales, comerciantes, etc.– no actuaron como un sujeto político unificado hasta que hubo un hecho que sí los agrupó, que fue la irrupción del peronismo. Recién luego de 1945 se ven síntomas de que los diversos sectores que los componen comenzaban a aglutinarse y a adoptar una identidad, ahora sí, de “clase media”, en oposición al fenómeno peronista. Fue un poco como reacción ante el protagonismo plebeyo que tuvo desde el comienzo el peronismo, pero también al hecho de que Perón afirmaba que sólo la “oligarquía antipatria” estaba en su contra, mientras que el verdadero pueblo argentino estaba con él. En ese contexto, adoptar la identidad de clase media (que en realidad lentamente ya venía formándose desde los años veinte), era como decir “aquí estamos, no somos la oligarquía, somos una parte legítima del pueblo, pero no estamos con usted ni con ese populacho que lo apoya”. En ese sentido, es cierto que la identidad de clase media nació con una fuerte marca antiplebeya y antiperonista. Creo que el único contexto en el que la identidad de clase media cuajó en la formación de un sujeto político propiamente hablando fue en el marco del derrocamiento de Perón en 1955, cuando casi en bloque la mayor parte de las personas de sectores medios apoyó el golpe.

¿Y en las décadas siguientes?

Luego de ese contexto, es difícil hablar del papel político de la clase media, como si hubiera tenido un papel único. Es cierto que buena parte de los sectores medios, acaso mayoritaria, se mantuvo antiperonista en los años ’60 y ’70. Pero también es cierto que otra parte de ellos, especialmente los jóvenes, se reencontraron entonces con el peronismo o incluso con el marxismo revolucionario. Es verdad que parte de los sectores medios apoyó al Proceso (aunque siempre se deja de lado que también apoyó el golpe una parte de los sectores bajos). Pero también es cierto que otra porción participó de la resistencia a la dictadura. Y lo mismo vale para el menemismo: suele acusarse a la clase media de haberlo apoyado, pero la verdad es que lo apoyaron todos los sectores sociales y los sectores medios fueron los que más temprano le retiraron el voto y los que alimentaron buena parte de la resistencia al neoliberalismo en los años ’90. Y hoy el gobierno ataca a la clase media, parte de la cual sin dudas es antikirchnerista, pero no es menos cierto que uno de cada tres votos que recibió Cristina Kirchner en las últimas presidenciales fue de sectores medios. En síntesis, en general, salvo en momentos puntuales, no ha habido un sujeto político “clase media” del que podamos decir que actuó o dejó de actual de tal o cual manera a lo largo de la historia.

¿Cómo fue la investigación?

¡Larga! Para escribir este libro estuve trabajando más de diez años. Fue la primera investigación de largo aliento sobre la clase media argentina, así que no pude apoyarme en muchos trabajos de otros colegas, tuve que reconstruir algunas historias desde cero. Por ejemplo, no había literalmente ni una sola investigación sobre la historia de los pequeños comerciantes. Sobre otros gremios, como los empleados o los profesionales, había poco y nada. Incluso era poco lo que había sobre los docentes. Fue un trabajo muy arduo. Además, tomé la decisión de escribir el libro no en lenguaje académico sino en un tono accesible a todos. Y para alguien que viene de la academia, eso significó un gran esfuerzo de “desaprender” el estilo de escritura que uno mama en la facultad, que a veces es innecesariamente complicado. Al concluir el libro terminé de comprobar que se pueden explicar las cosas más complejas de un modo que cualquier persona pueda entender.

¿Con qué se va a encontrar el lector?

El lector se va a encontrar, antes que nada, con una narración de la historia del país vista desde el punto de vista de la formación de la clase media. Es decir, es un libro que explica la historia de la clase media al mismo tiempo que narra la historia argentina. Aposté, mientras lo escribía, a que se leyera de forma ágil. La prueba documental, las discusiones más eruditas, las puse en las notas al pie, de modo de que el cuerpo del texto fuera lo más narrativo posible. Espero haber logrado el objetivo.

“Historia de la clase media argentina. Apogeo y decadencia de una ilusión. 1919-2003”.

Autor: Ezequiel Adamovsky

Editorial: Planeta

Año: 2009

Págs:538

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: