ACCIÓN DIRECTA

Si bien es cierto que el anarquismo no tiene Real Academia, ni cátedra, ni papa, ni sumos sacerdotes, ni gran inquisidor o comité central que venga a imprimir la etiqueta de anarquista, también es cierto que presenta un corpus o propuestas que lo recorren y, dentro de su diversidad, lo definen, y por tanto es una falacia, una mentira que atendiendo a esa falta –deseada– de catecismo cualquier voz es válida para hablar en su nombre. Atendiendo a la necesidad de señalar esta falacia es por lo que presentamos este glosario de términos que exteriorizan esa coherencia de sus propuestas centrales, y que a la vez nos va a servir para mostrar a aquellos que aún no conocen o confunden esos términos que algunos damos por sabido. Nuestro primer término, nuestra primera entrada de este glosario es quizás, si no el más, uno de los más importantes dentro de ese corpus teórico que recoge el anarquismo y su variante obrera el anarcosindicalismo.

ACCIÓN DIRECTA

Acción directa implica el que cada uno actúe por sí mismo, de manera que cada uno pueda sopesar directamente el problema al cual debe hacer frente, sin necesidad de la mediación de políticos o burócratas. Si ves unos bulldozer que tratan de derribar tu casa, practicarías la acción directa interviniendo directamente para intentar pararlos. La acción directa sitúa la consciencia moral por encima de la ley oficial… Es la expresión de la predisposición individual para la lucha, para tomar el control de su propia vida, y para intentar, directamente, actuar sobre el mundo que nos rodea, y ser responsables de nuestras propias acciones.
La acción directa hace referencia tanto a gestionar nuestra propia vida como a la acción política en cuanto rechazo de la democracia parlamentaria (también llamada democracia indirecta en contraposición a la democracia directa defendida por el anarquismo), o en el ámbito del trabajo a los comités o delegados de empresa. En un caso como en el otro son terceros los que deciden perdiendo así el poder sobre nosotros mismos.
El anarquismo, y por consiguiente el anarcosindicalismo, por norma está en contra de toda acción mediada o delegada, pero hay casos en los que la delegación o la representación se hace inevitable (por ejemplo 300 personas no pueden ir hablar con el político de turno o con el representante de la patronal), en estos casos la delegación es limitada en el tiempo puesto que los delegados, que siempre han de ser distintos, se nombran para llevar a cabo acciones concretas y puntuales, son revocables en cualquier momento y su palabra sólo es un eco del grupo al que representa, no tiene voz propia, ya que su voz es la del grupo, a la que él pertenece, y que ya ha decido lo que hay que decir o hacer.

http://www.adargainfo.com/adarga/2013-12-04-14-08-29/por-secciones/glosario/71-accion-directa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: