Bao Jingyan. Ni Rey, Ni Esclavo (Primeros textos sobre la servitud y la Libertad)

LOS LITERATOS CONFUCIANOS DICEN: “El cielo dio a luz a las personas y después les impuso reglas”. Pero, ¿como pudo el alto cielo haber dicho esto con tan pocas palabras? ¿No es mas bien que los partidos interesados hacen de esto su pretexto? El hecho es que el fuerte oprime al débil, y el débil se somete a él; la malicia engañó a la inocencia y ahora la inocencia le sirve. Esto fue así por que había una sumisión que la relación rey-esclavo impulsaba, y por que había una servitud que a la gente, sin poder, podía mantener bajo control. Esta servidumbre y dominación resulta del enfrentamiento entre el fuerte y el débil, y del contraste entre la malicia y la inocencia, el cielo azul no tiene nada que hacer al respecto.

Cuando el mundo estaba en su indefinido estado original, el anonimato (wu-ming) era lo valorado y todas las criaturas encontraron felicidad en la autorrealización. Ahora, cuando al árbol de canela se le quita su corteza, o cuando el árbol de barniz es talado, no sucede esto por algún deseo del árbol; cuando las plumas del faisán o de los alcedines son arrancadas, esto no sucede por el deseo de dichas aves. Las bridas no son parte de la naturaleza del caballo; someterse al yugo y al peso no le da placer al buey. Esta malicia tiene su origen en el uso de la fuerza contra la verdadera naturaleza de las cosas, y la verdadera razón de dañar criaturas es proporcionar adornos inútiles. Así que atrapar aves del aire para proveerse de adornos frívolos, hacer perforaciones en sus narices donde no deberían tenerlas, atar bestias de las patas cuando lo natural es que estén libres, no concuerda con el destino de demasiadas criaturas, todas han nacido para vivir sus vidas exentas de daños. Y así las personas están obligadas a trabajar para que las personas que están en las oficinas sean alimentadas; y mientras sus superiores disfrutan gordos salarios, a ellos se les reduce a la pobreza mas extrema.

Y todo eso esta muy bien para disfrutar la infinita felicidad de la vida, después de la muerte; aunque es preferible no tener que morir en primer lugar; y en vez de adquirir una falsa reputación de integridad renunciando a la oficina y al propio salario, seria mejor que no hubiera oficina a la cual renunciar. La lealtad y la justicia solo aparecen cuando la rebeldía estalla en el imperio; la obediencia filial y el amor de los padres sólo se muestra cuando hay discordia entre parientes.

En los primeros tiempos, no había ni rey ni esclavos. Se cavaban pozos para beber agua, se trabajaban los campos para comer, el trabajo empezaba al salir el sol y se terminaba al atardecer; todos eran libres, al menos no competían unos con otros, ni había engaños entre ellos, y nadie era glorificado ni humillado. Las tierras baldías no tenían caminos, y las hidrovias no tenían botes ni puentes, y como no había medios de comunicación ni por tierra ni mar, la gente no se adueñaba de las propiedades de otros; no se podía formar ejércitos, así que la gente no se atacaba. De hecho, como nadie se trepaba a buscar nidos, ni se sumergían para tamizar en las profundidades del agua, el fénix anidaba bajo los aleros de la casa y los dragones jugaban en la piscina del jardín. El tigre voraz podría ser pisoteado, y la víbora venenosa podría ser manipulada. El humano podría caminar en pantanos sin exaltar a las aves acuáticas, o entrar en los bosques sin alterar a lo zorros ni a las liebres. Puesto que nadie comenzaba a pensar en obtener poder o en la búsqueda de ganancias, ni eventos terribles ni rebeliones surgieron; y como no se usaban lanzas ni escudos, ni fosas ni murallas fueron construidas. Toda criatura vivía en comunión por una unidad mística, todas ellas enlazadas en el Camino (Tao). Como nunca les visitaron plagas ni pestes, podían vivir sus vidas y morir de una forma natural. Sus corazones puros carecían de malicia. Disfrutaban plenamente de sus provisiones de alimento, caminando con su estomago lleno. Su discurso no era florido ni su comportamiento ostentoso. Entonces, cómo hubo acumulación de propiedad, robos de riqueza, castigos severos y persecución? Cuando esta época entró en decadencia, el conocimiento y la malicia empezaron a usarse. El Camino y la Virtud (Tao Te) fue cayendo, una jerarquía se estableció. Aumentaron las regulaciones constantes para la promoción y degradación de las ganancias y perdidas, mientras se elaboraban prendas ceremoniales (para la alta burguesía) como bandas, gorros sagrados y las túnicas imperiales de color amarillo y azul para adorar el cielo y la tierra. Edificios de tierra y madera fueron construidos elevados hacia el cielo, con el tejado y las vigas pintados de rojo y verde. Las alturas fueron volcadas en búsqueda de gemas, en las profundidades se sumergieron en búsqueda de perlas; pero aunque una vasta colección de piedras preciosas pudieron haber sido reunidas por la gente, eso no era suficiente para satisfacer sus caprichos, y una montaña entera de oro no habría sido suficiente para satisfacer sus gastos, así que se hundieron en la depravación y el vicio, siendo transgredidos contra los principios fundamentales del Gran Comienzo. Diariamente se fueron alejando de las costumbres de sus ancestros, y le dieron la espalda, cada vez mas, a la simplicidad humana. Ya que ellos le dieron importancia al oficio, la gente común se esforzó por reputación, y por apreciar la riqueza material los ladrones aparecieron. La vista de objetos deseados tentó los sinceros y honestos corazones, y la muestra de poder arbitrario y el amor por la ganancia abrió el camino al robo. Así que crearon armas con puntas y bordes afilados, y después cuando la usurpación y la agresión no terminaba, su único temor era que las ballestas no fueran suficientemente fuertes, los escudos gruesos, las lanzas afiladas y las protecciones solidas. Sin embargo, todo esto podría haberse prescindido si no hubiera existido la opresión y la violencia desde el inicio.

Por lo tanto se ha dicho: “¿Quién podría hacer cetros sin estropear el jade intachable? Y cómo fueron exaltados el altruismo y la justicia mientras perecía El Camino y sus Virtudes?”. A pesar de que tiranos, como Chieh y Chou, fueron capaces de quemar personas hasta su muerte, de masacrar a sus consejeros, descuartizar a los señores feudales, cortar a los varones en pedazos, arrancar el corazón a los hombres y romper sus huesos, e ir a los extremos de la tiranía a través de la tortura rostizando y asando gente, a pesar de lo crueles que por naturaleza pudieron haber sido, cómo hicieron esas cosas si tenían que permanecer entre las filas de la gente común? Si ellos dieron rienda suelta a su crueldad y lujuria, descuartizando al imperio entero, fue sólo por que, como gobernantes, lo podían hacer a su antojo. Tan pronto como se estableció la relación Rey y Esclavo, los corazones se llenaron cada vez mas de planes malvados, hasta los criminales se llenaron de pensamientos rebeldes mientras trabajaban esposados en la tierra y el polvo, el soberano ansioso temblaba de miedo en su templo ancestral, y la gente preparaba la revuelta en medio de su pobreza y angustia; y tratar de detener a los revoltosos por medio de reglas y normas, o controlarlos a través de sentencias y castigos, es como tratar de hacer una presa en un río con un puño de tierra, o mantener las corrientes de agua con un solo dedo.

Fuente: Traducción al español del Libro: Anarchism – A Documentary History of Libertarian Ideas Volume One – From Anarchy to Anarchism (300 CE to 1939) por Robert Graham.

Traducción al español: Amadeus, UAS Mty.

A robert g vol one

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: