Estatutos de la FAM

ESTATUTOS DE LA FEDERACIÓN ANARQUISTA DE MÉXICO. PRINCIPIOS ÉTICOS

1.- La Federación Anarquista de México (FAM) se declara anarquista, esto es, anti estatista, enemiga de todo tipo de gobierno instaurado o que pretenda instaurarse. La Federación se declara anti estatista porque toda la historia humana muestra que ahí donde ha habido gobierno, del tipo que sea, siempre han existido explotados y explotadores; gente que vive en la más amplia comodidad, y una mayoría de gente que trabaja sin descanso para mantener clases acomodadas e inservibles para la producción y organización de la sociedad. Sabemos que la existencia del Estado es una pesada carga para todos los pobres, que a cambio de mantener en la opulencia a un puñado de ricos, obtienen solo miseria, explotación, ignorancia y muerte para mayor bienestar de las clases acomodadas.

2.- En consecuencia la Federación Anarquista de México declara que conforme a sus ideas, el poder político no debe ser tomado y pensar que ello supondrá la conquista de la libertad. La Federación declara sin tapujos, que el objetivo de la revolución no es la conquista del poder político, sino su destrucción. No pretendemos solamente destruir y no construir algo. La Federación, inspirada por los principios del comunismo anarquista, lucha y alienta la toma de los medios de producción por los trabajadores; los campos, fábricas, talleres, escuelas, medios de comunicación y de transporte, así como los almacenes hoy detentados por la burguesía, han de ser socializados y puestos a disposición inmediata de los trabajadores que los sabrán poner en marcha. Los oficios inútiles de policía, militar, cura, monja, y toda la burocracia del Estado ha de ser eliminada. La Federación tiene como objetivo final una sociedad de productores y consumidores libres, organizados bajo los términos de la libre asociación y distribución equitativa. Eliminada la propiedad privada, y socializados los medios de producción y de consumo, la producción irá en sentido contrario al actual. En la actualidad se produce para satisfacer a un voraz capitalismo. En la sociedad anarquista comunista que propugna la FAM, se producirá pensando ante todo en la satisfacción de las necesidades del pueblo.

  1. Consecuente con los dos puntos anteriores, la Federación Anarquista de México no admitirá en su seno a personas pertenecientes a ningún tipo de partido político, incluido aquí mismo los partidos políticos que, sin ser grandes (las llamadas “planillas ciudadanas”) aspiran también a un pedazo del pastel que los ricos se reparten, otorgando las migajas a los pobres. Pensamos que es incoherente hacer lo que hacen otros movimientos sociales, que mientras lanzan las más incendiarias diatribas al Estado y al capital, reciben de ellos los medios económicos o materiales para ejercer sus actividades. No es posible servir a dos causas a la vez. Si se sirve al Estado se está forzosamente en contra del pueblo; si se sirve al pueblo se está en contra de todo lo que significa gobierno, se es anarquista. La FAM prefiere su dignidad y sinceridad a la lucha por la libertad de todo el pueblo trabajador, a la indigna posición que le hace el juego al capitalismo y al Estado. La FAM, en consecuencia, no recibe ningún tipo de financiamiento proveniente del Estado, ni de institución alguna ligada al capital.

4.- La FAM desea la eliminación de la propiedad privada. El capitalismo contemporáneo explota las más diversas fuerzas de trabajo (manual, intelectual, afectiva, comunicacional, etc.) y somete al dominio de la propiedad privada a bienes, saberes, afectos, cuerpos, información, y a la vida misma. En este contexto de barbarie, la FAM se propone subvertir el trabajo asalariado y enajenado, así como la propiedad privada y estatal, que en el mundo contemporáneo son algunos de los fundamentos económicos del capitalismo. La FAM se declara anticapitalista porque busca la libertad económica de l@s trabajadores atrapados en los grilletes del trabajo asalariado y enajenado. La libertad económica se logrará cuando la riqueza material e intangible sea propiedad común de tod@s l@s productores y el trabajo sea una actividad creativa autónoma y libremente asociada. El comunismo anarquista promulgado por la FAM pondrá a disposición de todo trabajador los medios necesarios para vivir y para producir.

  1. La Federación Anarquista de México no reconoce fronteras nacionales. Reniega del nacionalismo porque divide a la humanidad y enfrenta a hermanos. Desea la Federación la destrucción de las fronteras, de las naciones y de toda barrera que divida a la especie humana. Desea la Federación la hermandad de todos los oprimidos por el Estado y el capitalismo sin importar su lugar de residencia. Por encima de las fronteras, la Federación extiende su solidaridad y apoyo mutuo a todos los explotados.
  2. La Federación Anarquista de México aceptará en sus filas a todos los explotados y oprimidos del mundo trabajador, así como a estudiantes, amas de casa, desempleados, etc., que sufren las consecuencias del régimen estatal, capitalista y neoliberal, sin hacer exclusión de ninguno de ellos, ni tomando a ninguno de estos elementos como el principal en la lucha. Deseando la creación de una sociedad de hermanos liberados del capitalismo y del Estado, la FAM desea hacer de la lucha una semblanza de ese mundo nuevo que propugna, propagando la solidaridad y apoyo mutuo entre todos los componentes del mundo.

7.- La Federación Anarquista de México considera que la lucha por la emancipación del pueblo debe incluir, de manera implícita y explicita, la emancipación de la mujer de todo tipo de opresión. En consecuencia se declara antipatriarcal. No puede comprenderse la libertad si un solo miembro de la humanidad es esclavizado bajo cualquier manera. Por eso, la Federación Anarquista de México propugna la equidad entre mujer y hombre. No pretendiendo solo cambiar el rol del opresor, la Federación se manifiesta contraria a que en la lucha se privilegie a algún género, masculino o femenino, sino que ambos deben luchar juntos, comprendiendo que la opresión de la que todos somos víctimas, se debe ante todo al régimen de poder, opresión y explotación que se impone ante nosotros.

8.- La Federación se declara antiteista. Esto es, no partidaria de los movimientos de tipo religioso, aun cuando estos presenten tintes pseudo socialistas. Respetuosos de la libertad de las personas, la FAM desea la eliminación del culto religioso, que hoy por hoy es una de las mayores fuerzas económicas y políticas. Enemiga de la ciencia y del progreso, la religión ha de ser eliminada de manera que lo que hoy son iglesias propagadoras de la ignorancia, mañana sean escuelas donde se estudie y supere la mitología religiosa. La Federación desea que la religión sea sustituida por la ciencia. Que nuestras y nuestros niños crezcan educados por igual en una educación científica y no religiosa, real y no fantasiosa. Considera la federación que órganos oscurantistas que propagan la ignorancia y el alejamiento de los problemas actuales, son precisamente aquellos que mejor sirven a los fines de esclavitud que ejercen los gobiernos de todo el mundo.

PRINCIPIOS ÉTICOS O ÉTICA ANARQUISTA EN LA ORGANIZACIÓN FEDERADA:

9.- La Federación Anarquista de México se propone trabajar con base a la solidaridad, la fraternidad y la igualdad remarcando la responsabilidad y el compromiso siendo estos puntos parte esencial de la militancia libertaria. La Federación, al luchar por la eliminación de la autoridad, recomienda también una buena autodisciplina, que no sólo acabe con la tutela de los dirigentes, gobernantes o curas, sino que haga más funcional la lucha y el trabajo de los adherentes a la FAM.

10.- Se enfatiza promover la libertad individual y colectiva, donde el individuo no se imponga al colectivo ni el colectivo al individuo. La Federación es respetuosa de la libertad tanto individual y colectiva de cada persona u organización que trabaje dentro de la federación.

11.- Enfatizar en el consenso y la descentralización de las funciones en la organización federada, la horizontalidad. La FAM no es un organismo vertical, ni su existencia responde a aspiraciones dictatoriales que manden e impongan la voluntad de una persona o de un grupo de personas. Aspirando a la libertad, la practicamos en nuestra organización. En la FAM no hay líderes ni dirigentes, se practica la libertad y la solidaridad.

12.- Rotatividad: Sobre la rotatividad de las funciones de los delegados y comisionados. Es de 6 meses. La decisión sobre el nombramiento de cada uno de ellos o ellas es una cuestión de cada grupo federado y se hace en asamblea general de la FAM

13.- Revocabilidad en las funciones: esta se dará por monopolio de la información, por sobrepasar sus funciones en otras comisiones o funcionalidades de las que no fue delegado, o por incumplimiento o falto de interés (según el caso) en torno a los trabajos de las que fueran delegados por los grupos y personas federadas. La revocabilidad de los miembros o de la comisión entera puede darse en asamblea general por consenso de los asistentes de acuerdo y previa preparación de la asamblea para que ésta sea lo más nutrida posible.

14.- En la FAM se practica la solidaridad y la fraternidad, que están estrechamente ligadas a la idea de apoyo mutuo, donde se expresa la fraternidad y la confianza, ser solidarios con personas o grupos que necesiten nuestra ayuda, como ser solidarios entre nosotros.

15.- Reciprocidad en funciones, tareas o actividades: compromiso real de las personas y que es lo que van hacer. Cuando algún compañero se propone para realizar alguna labor organizativa dentro de la FAM, debe ser consciente de que se deposita en ella/el la confianza de la FAM para que cumpla con su labor, apelando al sentido de autodisciplina del que hablamos líneas arriba.

16.- Basarse en la crítica y la autocrítica siempre en pro de la construcción y solidificación del proceso, nunca en la destrucción. No consideramos ser poseedores de la verdad absoluta, por lo que es sumamente importante que constantemente veamos la manera en mejorar nuestro actuar. Nuestras finalidades no son cosas sencillas, pero hacia ellas debemos encaminar nuestros esfuerzos.

17.- La Federación Anarquista de México respeta de hecho la autonomía de cada organización o individuo que milite en la misma, pero ruega a la vez que éstos pongan todo su empeño en el trabajo organizador y militante que precisa la Federación. No pensamos que nuestros fines vayan a realizarse por algún tipo de fatalismo. Precisamos la voluntad activa de todos los militantes, respetando la libertad de cada uno, pero conjugando nuestros esfuerzos en pro de una labor y fines comunes.

Comprendiendo que la Federación Anarquista de México es una organización específica del anarquismo, es como se comprenderá el carácter de los principios éticos presentes.

PLAN DE ACCIÓN

1.- La difusión de la idea y praxis libertarias: Hacer la difusión en dos sentidos: a) A través del periódico Apoyo Mutuo órgano de información de la FAM, así como de las distintas publicaciones de los miembros de la misma, charlas, eventos, etc. b) Por medio de cuestiones prácticas, militancia política encaminada a un trabajo con la gente realizando como Federación Anarquista de México una amplia propaganda de las ideas anarquistas conforme los medios lo permitan y tratando lo más posible de que sea cercana al pueblo trabajador, estudiantes, amas de casa y demás elementos explotados. Esta necesidad tiene un carácter urgente, dado de que el Estado cada vez muestra más sus afilados dientes y recrudece la represión. Esta propaganda libertaria, debe ser constante y, sobre todo permitiéndolo las posibilidades, fuera de los mismos círculos de siempre, es decir, en barrios, mercados, plazas públicas etc., procurando sea realizada en forma de círculos de estudio, exposiciones, charlas, debates, etc., en lugares de afluencia común. La propaganda a que nos hemos referido antes, tiene la característica principal de mostrar al pueblo, con ejemplos cotidianos, la mentira propagada por los medios de comunicación y el Estado mismo, de la “necesidad” del Estado, del gobierno, la autoridad y de todo ese cúmulo de parásitos, para la organización de la sociedad bajo la idea aarquista.

  1. Los componentes de la Federación Anarquista de México deben practicar la solidaridad entre ellos, así como hacia los compañeros que, sin pertenecer a la Federación, sean anarquistas, así como también a los presos políticos de nuestro movimiento e incluso ajenos al mismo, siempre y cuando no pertenezcan a partido político alguno.
  2. Consecuente con su carácter anarquista, la Federación y sus miembros deben participar constantemente en cuanto movimiento social del pueblo se genere, siempre y cuando, reafirmando sus estatutos, no pertenezca a partido político alguno o a cualquier tendencia autoritaria:
  3. Informar, convocar e invitar a grupos y personas anarquistas para ser parte de la Federación.
  4. Fortalecer los procesos y las luchas de individuos y grupos federados con base a la fraternidad y reciprocidad.
  5. Buscar la coordinación en todo el país, con otros grupos e individuos anarquistas para promover y difundir Congresos Nacionales Anarquistas. Dichos congresos tendrán el objetivo de encontrarnos, conocernos y motivar a largo plazo, la creación de una organización anarquista federada en todo México y ser una alternativa organizativa a la organización estatal. En dicho congreso se definirán las prioridades.
  6. Generar la suficiente capacidad organizativa para dar respuesta a las coyunturas y situaciones de represión. El programa antes citado, deberá definirse en tiempos, es decir, según nuestras fuerzas y recursos, ver los que son alcanzables en un corto, mediano o largo plazo, para definir prioridades y poder alcanzarlos realmente.

Largo plazo:

  1. El objetivo que debe guiar el accionar a corto y mediano plazo es la construcción de un mundo nuevo, una sociedad basada en la autonomía social de las mujeres y de los hombres en los múltiples ámbitos de su existencia, en equilibrio con la naturaleza, en la que se goce de la más amplia libertad y donde el trabajador tenga acceso al producto de su trabajo. Es decir, una sociedad comunista libertaria que emancipe a las personas y a los grupos sociales de la explotación, la opresión, la discriminación, el despojo, el patriarcado. Este mundo nuevo a construir no es algo que deba esperar a que se derrumbe la vieja sociedad; no, más bien, se construye cotidianamente en nuestra acción, en nuestra teoría, en nuestra ética. La Federación Anarquista de México debe ser una anticipación de esa sociedad fraterna, igualitaria, libre, autónoma, que propugnamos. Es por ello que, para nosotros, los medios y los fines no están separados: los medios son una forma de existencia de los fines emancipadores.
  2. El comunismo libertario.

    a2

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: